Alimenta tu Esencia | Con cariño, Tu Esencia
431
post-template-default,single,single-post,postid-431,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

Con cariño, Tu Esencia

Hola, soy yo, sí tú. ¿A caso crees que somos dos partes separadas? ¿A caso crees que puedes ocultarme como si nada?

¡Pues no! Siento decirte que eso siempre acaba saliendo mal. Porque por mucho que lo intentes yo sigo siendo tú y tú sigues siendo yo. ¡Vale! Quizá no me estoy expresando con claridad.

¿Puedo empezar de nuevo? Hola, soy tu esencia, soy tu yo más real. Y estoy aquí para decirte que dejes de luchar contra mí, contra ti. Porque si intentas separarnos nos debilitamos, nos convertimos en dos medias partes, sin la fuerza necesaria para que podamos sentirnos libres.

Así que deja de luchar y acéptame, acepta lo que eres. Sí, quizá no tenemos una piernas de escándalo, ni el mejor humor del mundo, pero primero tendrás que saber quién eres para poder ser tu mejor versión, ¿no crees?

Así que acepta quién eres, con tus virtudes y tus defectos, pero no te niegues, porque entonces, estamos perdidas.

Seamos una, seamos lo que somos, esencia en un cuerpo físico. Sabes tan bien como yo que llevas mucho tiempo negándome, negándote y que ya ha llegado la hora de que brillemos con luz propia. Pero para eso, primero tendrás que darte cuenta de todas las señales que te estoy mandando.

¿Sabes? Tengo mucha hambre de ti, hambre de nosotras, intento enviarte diferentes mensajes para ver si te das cuenta. Pero estás confundida, estamos confundidas. Te llenas de comida y al principio parece servirnos pero es algo muy pasajero y lo único que conseguimos es frustrarnos y sentirnos culpables.

Yo intento guiarte, intento avisarte, créeme. Pero ahora necesito algo más, te necesito a ti para que podamos ser una y formar un buen equipo.

¿Por qué me evitas? Yo no he dejado de enviarte señales durante todos este tiempo, pero vuelvo a repetirte, ahora te necesito a ti. Yo sola no puedo y por eso me he decidido a escribirte estas líneas.

Tengo hambre de abrazos, de caricias, de autocuidados, de risas, de llantos, de saltos, de emociones, de sensaciones, de vivir sin ser presa del miedo… tengo hambre de todo, menos de comida.

¿Sabes?  Lo que voy a decirte no va a gustarte mucho pero te has fusionado con la parte equivocada. Tú no eres tu pensamiento, así que deja de creerte todo lo que te dice tu charlatana mente. Estás prestando atención a lo que no debes, a tu pensamiento, en vez de a las señales que yo, desde lo más hondo de tu ser te estoy enviando día tras día.

¿Verdad que cuando no te gusta un canal de televisión lo cambias? ¿Por qué no haces lo mismo con tus pensamientos? Deja que se vayan los que no te beneficien, no les des poder, porque eso es lo que realmente te tiene tan confundida. Tú eres yo, tú eres tu esencia. Y los pensamientos, tan sólo son eso, pensamientos.

Quiero proponerte algo que llevo necesitando desde hace mucho tiempo: la próxima vez que sientas que te estoy hablando, que te estoy gritando, no huyas. Siénteme con todas tus fuerzas. Cierra los ojos y experimenta la sensación de no luchar, experimenta la sensación de aceptar y dejar ir, de fluir…

Quizá notes como tu corazón se acelera, o como tus manos se tensan. O quizá notes una extraña sensación en el pecho, o una apatía que no sabes muy bien de dónde procede. Pues bien, esa soy yo, esa eres tú.

Así que si me sientes no te asustes, no huyas, ni intentes tapar esas sensaciones con comida. Sabes que eso nunca funciona y que tú estás tan cansada como yo.

Porque sí, ya estoy cansada de que alimentes a tu estómago, en vez de que me alimentes a mi.

Con cariño, Tu Esencia.

 

Posts Relacionados

Cómo liberarnos de la culpa tras un atracón Empezaré diciendo que el sentimiento de culpa es una emoción que nos ayuda a adaptarnos mejor a nuestro entorno. Y que por lo tanto, si sabemos gestionarla, puede jugar a nuestro favor. Bien, me ex...
¿Hambre de espiritualidad? Y si bien la primera es imprescindible para nuestra supervivencia, el hambre espiritual, de lo que hoy quiero hablaros, es imprescindible para darle un sentido real a nuestra vida. Se pasan los días:...
Deja de esperar y responsabilízate de ti misma ¿Esperas a que el otro se comporte de manera diferente para poder ser feliz? ¿Esperas a que te pregunten cómo estás para poder explicar cómo te sientes? ¿Esperas a que tu entorno sea favorable par...
Abrázame Y de repente llega, como siempre, sin avisar. Llega para ponerte el mundo patas arriba. Para que te cuestiones, para que ahondes en lo más profundo. Y te asustas, te da miedo, porque tú no la has ...
No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies