¿Es posible el equilibrio emocional?

Una pregunta que me hago bastante a menudo es si el equilibro emocional es posible. Y más aún, ¿que significa tener equilibro emocional?.

Si os soy sinceras, creo que no os puedo asegurar muy bien qué significa el hecho de estar equilibrada emocionalmente. Pero partiré desde mi perspectiva. Avisadas quedáis de que no sé con certeza lo que significa.

Desde mi punto de vista, estar equilibrada emocionalmente significa ESTAR. Estar ahí, presente, cuando haces, dices, sientes o piensas. Y os parecerá algo muy lógico, pero es uno de los mayores problemas de esta sociedad.

Comemos mientras vemos la tele, pensamos mientras hacemos el amor, paseamos al perro mientras revisamos nuestras redes sociales, contemplamos un atardecer mientras pensamos. En fin, hacemos muchas cosas pero sin estar.

Parece paradójico, y sí, lo es un rato. Y todavía hay más: estamos tristes, pero no lo sabemos, estamos enfadadas pero lo reprimimos. Sentimos, pero si no nos gusta, lo tapamos enseguida. Porque a veces, nos da pereza mirar ahí dentro para ver lo que se está cocicendo. Y eso, tiene un nombre: desidia.

Me resulta mucho más fácil comerme un donut que darme cuenta de sí tan siquiera puedo estar conmigo misma un rato a solas. Sí, ESTAR. Ya os dije que parece algo lógico, pero debemos tener en cuenta que nos ocupamos el día de mil y un plan, actividad, compromiso y no tenemos tiempo para estar.

Y son tantas las cosas que tenemos en la cabeza, que aunque comamos, preferimos hacerlo mientras vemos la tele, porque así no tengo que escuchar a mis pensamientos.

Así que si tuviera que definir el equilibrio emocional en una persona sería algo como así:

Aquella persona que es capaz de estar consigo misma, a solas, sin necesidad de estar pensando.

Aquella persona que se esfuerza por escuchar a su cuerpo y sus emociones.

Aquella persona que es capaz de reír, llorar y sentir miedo, sin asustarse.

Aquella persona que se cae, se levanta y sigue caminando.

Aquella persona que no se rinde, aunque hayan días en los que no pueda levantase.

Aquella persona que ha tachado de su vocabulario la palabra fracasar y la ha reemplazado por aprendizaje.

Aquella persona que hace el amor sin necesidad de pensar, tan solo siente.

 

Así que imagino que una persona con equilibrio emocional sí es posible, desde mi punto de vista, claro.

Aunque nadie dijo que fuera fácil, se trata de voluntad. Porque el equilibrio no es algo que llegue, es algo que se consigue si tienes la actitud. Y eso, sólo depende de ti.

¿Y tú, sientes equilibrio emocional en tu interior?

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WEBINARES HORA DE DEJAR DE PREGUNTARNOS POR QUÉ LAS DIETAS NO FUNCIONAN Y EMPEZAR A REALIZAR CAMBIOS PARA HACER QUE SÍ FUNCIONEN.

Si eres profesional de la salud, no te pierdas mi último webinar sobre la importancia de las conductas de autocuidado para el paciente con obesidad o sobrepeso.

SABER MÁS