Alimenta tu Esencia | Beneficios de la práctica del silencio
21791
post-template-default,single,single-post,postid-21791,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive
 

Beneficios de la práctica del silencio

Beneficios de la práctica del silencio

Envuelta en el silencio de la tarde, he sentido que hoy sería un buen momento para retomar mis entradas al blog. Hace ya casi un año que no publico nada y el silencio ha tenido mucho que ver en ello.

Llevaba demasiado tiempo (casi 3 años), sumergida en un auténtico alboroto. Y no precisamente por todo lo que me rodeaba, sino que se trataba de un alboroto interno. De esos, que sin saber muy bien el por qué, intuyes que acabará pudiendo contigo. Por mucho que intentes taparlo, ocultarlo o hacer como si nada.

Y es en este punto, donde el silencio se convierte en tu aliado, quieras o no. Empiezas a escuchar punto a punto todo lo que tu mente habla y te encuentras con cosas que no te gustan, otras que te aterran y otras tantas que ni si quiera sabías que estaban ahí. Tú sólo escuchabas alboroto, sin saber muy bien de qué se trataba.

El silencio incomoda, mucho. Y todavía más si llevas tiempo sin practicarlo. Tu mente sabe que puede perder la batalla si el silencio permite que la descubras. Porque al final de eso se trata, de que te descubras. De dejar de apegarte a tu mente, para empezar a conocer a tu mente. De dejar de apegarte a tus emociones, para empezar a comprender a tus emociones. De dejar de ignorar a tu ser, para poco a poco, permitir que te guíe y oriente.

Ese es uno de los beneficios del silencio: que te reconozcas, con tus miedos, tus inseguridades, tus sombras y también con tu luz, tu valentía y tu coraje. El silencio es lo que tiene, que lo deja todo a la vista. En el silencio no podemos escondernos.

El silencio permite que puedas arroparte cuando la noche aparece, que puedas sostenerte cuando tus fuerzas fallan. El silencio te permite sanar. Porque sólo en él encontrarás las respuestas, sólo en él podrás rendirte para empezar a aceptar.

El silencio es parar, respirar, observarte sin juicio. El silencio es caminar sin rumbo, una buena conversación, escribir, dibujar, colorear. El silencio es cocinar, oler, sentir, experimentar. En el silencio aparece la felicidad, la tristeza, la melancolía, la libertad. En el silencio simplemente eres.

¿Te atreves a experimentar el silencio?

Con mucho amor,

Marta.

Posts Relacionados

Cómo saber si estoy desconectada de mi esencia  ¿Qué es la esencia? Según mi experiencia, diría que la esencia es nuestro yo más real, nuestro yo más puro, más limpio. Y no necesariamente tenemos que saber quiénes somos, porque independiente de e...
Hábitos REALISTAS y saludables Domingo: Venga va, mañana empiezo. Lunes: ¡Me voy a comer el mundo! ¡No va a haber quién me pare¡, ¡voy a correr por las mañanas todos los días!, ¡me voy a apuntar a 5 cursas! y ¡voy a ser súper gu...
5 pasos para evitar el picoteo Me encantaría poder decirte que existen “truquillos” fáciles con los cuales dejarás de picar entre horas. Me encantaría también, poder decirte que siguiendo estos pasos, el picoteo desaparecerá como p...
¿Hambre de espiritualidad? Y si bien la primera es imprescindible para nuestra supervivencia, el hambre espiritual, de lo que hoy quiero hablaros, es imprescindible para darle un sentido real a nuestra vida. Se pasan los días:...
No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies