Alimenta tu Esencia | Beneficios de estar en contacto con la naturaleza
905
post-template-default,single,single-post,postid-905,single-format-image,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

Beneficios de estar en contacto con la naturaleza

Quizá te preguntas qué es lo que tiene que ver naturaleza y psicología. O naturaleza con comer de una manera equilibrada. Lo entiendo, pues a simple vista puede parecer que nada tiene que ver.

Por ello, en este post encontrarás la relación y conocerás los taaaantos beneficios (aunque no podré nombrarlos todos) de estar en contacto con la naturaleza.

Y no sólo porque lo diga yo, sino porque cada vez más estudios científicos demuestran que así es.

  1. Aumenta tu creatividad

¿No os pasa que cuando iniciáis una ruta tranquila rodeados de verde se os ocurren ideas maravillosas?

La sobre estimulación a la que estamos sometidos en nuestro día a día (ordenadores, tablets, televisión, teléfono…) no es una buena aliada para nuestra creatividad.

Es por ello que estar desconectados de todo ello y conectar con nuestra amiga la naturaleza nos ayuda a aquietar nuestra mente, y por lo tanto, permitir que nuestra creatividad se dispare.

  1. Disminuye la irritabilidad

Diversos estudios muestran que aquellas personas que viven en entornos verdes muestran menores niveles de agresividad. Quizá porque no tienen que aguantar el tráfico, o al vecino de arriba…

  1. Aumenta la concentración

Normalmente, cuando estamos en contacto con la naturaleza nos centramos en aquello que nos rodea (aquel árbol tan alto que vemos al fondo, aquel pájaro que canta encima nuestro, el viento que empieza a soplar más fuerte…)

Todo esto ayuda a nuestra mente a que esté concentrada en una única cosa, y no en 10 a la vez como puede ocurrir en nuestro día a día.

  1. Reduce el estrés

No cabe decir que es muy raro encontrarnos a alguien que rodeado de un entorno verde diga ¡qué estresado y agobiado estoy! Y en cambio, ¿a cuántas personas de nuestro entorno les oímos decir eso en nuestro día a día?

No importa cuál sea la experiencia que nos conecte con la naturaleza (pasear, actividad física, contemplar…), pero lo que está claro es que nos ayuda a reequilibrar nuestra mente y reducir nuestro estrés físico y mental.

  1. Nos ayuda a conectar con nuestro cuerpo

¿No os ocurre que cuando estáis en un entorno natural escucháis mejor vuestras emociones?

Normalmente, la quietud que nos ofrece la naturaleza puede ser un buena aliada para animarnos a escuchar aquello que quiere expresar nuestro cuerpo. Quizá alguna emoción reprimida, algún dolor, alguna tensión…

  1. Aumenta la autoestima

Y eso lo dicen también miles de artículos: estar en contacto con espacios verdes nos ayuda a aumentar nuestra autoestima ¿por qué?

A mí me gusta imaginar que es porque nos sentimos queridos y respetados por ella, y de alguna manera, esto nos puede permitir conectar con nuestro propio valor y amor.

 

Naturaleza y hambre emocional

Aburrimiento y hambre emocional suelen ir de la mano.

¿A caso no picoteas cuando te sientes aburrido?

Esto ocurre porque cuando sentimos un vacío en el cuerpo, podemos identificarlo como hambre, cuando en realidad lo que puede suceder es que estemos sintiendo una falta de conexión con nosotros mismos.

Como mencionaba anteriormente, la naturaleza nos ayuda a conectar con nuestros estados internos y es muy raro (o al menos yo todavía no lo he visto), que nos encontremos a alguien que esté en espacios verdes y sienta hambre emocional.

Y no es casualidad, es que nuestra atención está más enfocada en nuestro cuerpo, y no tanto en nuestros pensamientos irracionales.

Dar un paseo, realizar una excursión al aire libre, nos ayuda a calmar la ansiedad que podemos sentir por la comida.

Hambre de espiritualidad

Otra hambre muy frecuente con la que me encuentro y que tiene que ver con el hambre emocional, es el hambre de espiritualidad. Falta de conexión con mi propósito y el sentido de la vida.

Cuando esto ocurre, podemos recurrir a la comida y que esta se convierta en una compañera fiel. ¡Pero ojo! porque esto puede traerte consecuencias negativas.

Es por ello, que si te sientes identificado con este tipo de hambre, es importante que obtengas otras herramientas para sentir calma y sosiego que tanto ansias.

Así que sal ahí fuera, sal a la naturaleza y respira hondo. Reconoce todo lo que te rodea, contempla lo bello que está a tu alrededor y poco a poco vuelve a reconectar con el sentido de la vida, con el sentido de estar vivo.

En definitiva, la naturaleza es nuestro mayor tesoro, en ella podemos reconocernos, pues el ser humano es naturaleza, somos naturaleza. En ella encontramos los elementos que nos permiten vivir (agua, oxigeno, alimentos…) y nos conecta con la gratitud.

Es belleza, es digna de admirar y contemplar, la miremos por donde la miremos. Sus colores, texturas, aromas, sonidos, paisajes, tonalidades… Nos invita a reflexionar sobre el hecho de que estamos vivos, aquí y ahora, para poder disfrutar de todo lo que nos rodea.

Tiene todo lo necesario para que podamos aprender y evolucionar en nuestro camino.

“Si una vida pudiese ser como ese árbol, extendiendo ampliamente sus ramas de modo que todos pudiesen guarecerse bajo su sombra, entonces podríamos comprender lo que es el amor. No hay escrituras, mapas o diccionarios para el amor”. B.S. Rajneesh

 

 

2 Comments
  • María R.

    11/09/2017 at 6:44 am Responder

    Interesante. Me ha encantado, muchas gracias.

    • Marta

      16/11/2017 at 11:16 pm Responder

      Gracias a ti por el comentario! 🙂

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies