Alimenta tu Esencia | Hábitos REALISTAS y saludables
416
post-template-default,single,single-post,postid-416,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

Hábitos REALISTAS y saludables

Domingo: Venga va, mañana empiezo.

Lunes: ¡Me voy a comer el mundo! ¡No va a haber quién me pare¡, ¡voy a correr por las mañanas todos los días!, ¡me voy a apuntar a 5 cursas! y ¡voy a ser súper guay!. (Y todo ésto, casi sin respirar)

¿Os suena? ¡A mi sí! Esa soy yo.

Bueno, no os alarméis, tengo mil luchas internas como cada una de vosotras, incluso algunas que vosotras ni tengáis. Sí, por si todavía os quedaba alguna duda, aunque no lo creo: ¡soy humana!

Pero debo decir algo a mi favor: Soy muy consciente de mis puntos débiles y he hecho un pacto bastante sincero conmigo misma que creo está funcionando y quiero compartirlo con vosotras.

Lo más importante no es que nos marquemos objetivos, lo más importante es que los objetivos sean realistas.

Lo primero que debemos hacer es ser realistas con nosotras mismas, porque es bastante improbable que podamos pasar de no mover el culo de la silla o del coche o del sofá, a pasar a ser unas fashion runnrers.

Porque no, porque ni es lo que necesitamos, ni lo que nos apetece y vuelvo a repetir: se trata de ser realistas. Y si no lo eres, la presión va a conseguir justo lo contrario: que no levantes tu cucu.

Bien, una vez te hayas quitado los pájaros de la cabeza, vayamos al siguiente punto: ¿Si no te motivas tú, quién lo va a hacer?

Si hay algo que necesitamos en nuestras primeras semanas para cambiar algún hábito es la motivación. Y no esperes que tu pareja, o tu madre, o tu amiga… esté esperándote en casa para aplaudirte cuando vuelvas de correr o realizar alguna actividad física, o sí, me da igual. El caso es que eres tú quién tiene que motivarse, porque lo haces para ti y no para el resto.

¿Cómo motivarnos a nosotras mismas?  Premiándonos y tomando conciencia.

MI PROPÓSITO:

-Ponte posits con frases que te motiven que vayas encontrando en tus lecturas diarias. Por ejemplo, una que me motiva a mi es:

“La pasión siempre le gana la batalla a las excusas”

De esta manera, siempre que identifico una excusa en mi, a veces, débil mente, recuerdo que practicar ejercicio me hace sentirme todavía más viva y que ante eso no hay excusas que valgan.

Dibuja un calendario con las actividades que vayas a practicar. Por ejemplo yo me he propuesto una día a la semana de yoga y dos días de running. Y ahora, empiezo a introducir las abdominales y las sentadillas. ¡Hola agujetas!

Es un planning bastante tranquilito y MUY realista teniendo en cuenta mi jornada laboral. Porque lo más importante es que pueda llevarlo a cabo y poder ir avanzando poco a poco.

Cada vez que cumplas con tu objetivo tacha ese día del calendario y siente el PLACER de poder hacerlo. En serio, lo es. Un rotulador es capaz de transformarse en algo muy poderoso en ese instante. Es felicidad pura.

Toma conciencia de cómo te sientes tras cumplir con tu objetivo y prométete que quieres volver a sentir esa sensación muchas más veces, ¡por favor!

Apunta en una libreta qué pensamientos experimentas tras realizar ejercicio. Y qué sensaciones sientes. Y toma conciencia de cómo se siente tu cuerpo.

Si eres capaz de cumplir con tu objetivo durante un mes: ¡prémiate! Haz aquello que tanto tiempo llevas dejándolo apartado. Ese cd de música o vinilo, esa obra de teatro, ese restaurante del que tan bien te han hablado, esa llamada de teléfono a esa persona tan especial, ese baño relajante con espuma… Y prométete a ti misma que buscarás más momentos para ti.

– Toma conciencia de cómo es tu relación con la comida cuando sí eres fiel a ti misma, eres fiel a lo que sí quieres para ti: sentirte sana y más guapa.

– Y permítele a tu cuerpo el placer de moverse, de cansarse, de extremecerse… Permítele sentir de verdad para que así no tenga que gritarte.

Graba en tu cabeza esta frase:

“Nunca se tiene bastante de lo que no se desea”.

Y lo que no deseas es la comida que no nutre y por eso nunca te parece suficiente, siempre quieres más, porque no lo deseas.

El ejercicio sí lo deseas, lo sabes. Y por eso también sabes cuándo es suficiente. Así que deja de mirar para un lado y muévete.

– Y por último y lo más importante: No hagas planes a largo plazo. Tan solo plantéate esta pregunta: ¿hoy seré capaz de cumplir mi objetivo? Y he dicho hoy, no mañana, ni pasado, ni de aquí a dos meses, ni un año.

Porque eso no nos importa ahora y aunque sí nos importara, el futuro no es de nuestra incumbencia, eso le pertenece a la vida. Y lo que sabemos que no podemos controlar genera ansiedad y la ansiedad bloquea.

Céntrate en hoy, en las siguientes horas. Sólo haz eso y explícame:

¿Vas a ser capaz de cumplir con tu objetivo hoy?

 

No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies