Descubre cómo aumentar tu autoestima y siéntete más ligera

Autoestima es una palabra que escuchamos muy a menudo. Pero me pregunto si todos sabemos en qué consiste esto de tener autoestima. Y es por eso que en este post vas a encontrar una guía rápida que te ayudará a identificar cómo es tu autoestima y cómo aumentarla en el caso de que lo necesitaras.

Qué es la autoestima

Antes de nada, me parece interesante poder definir qué es la autoestima: La autoestima podríamos definirla como el aprecio y valoración que me tengo a mi mismo/a. Y en base a esa estima definiré mi personalidad. La autoestima, por lo tanto, nos va a influir en casi todo lo que hacemos: toma de decisiones, retos, gustos, propósitos, relaciones... Pero sobre todo, influirá en mi forma de ser, de comunicarme y en mi bienestar emocional. Implica amarse, ser generoso con uno mismo/a y entender que yo también tengo algo muy valioso que ofrecer. Autoestima significa sentirse irrepetible, único y por ello, no tener miedo ni reparo a mostrarnos cómo somos. Pero sobretodo autoestima es responsabilidad y más adelante entenderás el por qué.

Cómo saber si tengo una alta o baja autoestima

A continuación encontrarás "señales" que pueden indicarte cómo andas de amor propio.

Señales de que tengo un alta autoestima:

  • Me dedico un poco de tiempo a mi cada día, ya sea para meditar, reflexionar, desarrollar algún hobbie, descansar conscientemente, escribir...
  • Creo en mí y sigo adelante pase lo que pase, asumiendo que es mi responsabilidad y aceptando que tengo todo lo necesario para encontrar mi estabilidad física y emocional.
  • Cuido mi cuerpo y practico alguna actividad física. Nuestro cuerpo es nuestro templo y es nuestra responsabilidad cuidarlo y darle toda la atención que necesite.
  • Me alimento bien. Elijo alimentos y no productos. Me dedico un tiempo para ir a hacer la compra, cocinar... y entiendo que la comida es mi gasolina y por lo tanto, debo mirar muy bien qué tipo de combustible quiero para mi cuerpo y mente.
  • Me rodeo de personas positivas, que me nutren y me inspiran.
  • Priorizo y entiendo que yo soy lo primero. Me doy todo lo que necesito, entendiendo que yo soy la única responsable para nutrir mis carencias y ofrecerme cariño, respeto y amor.
  • Soy comprensivo/a conmigo mismo/a. Ante las dificultades me escucho, paro y no me juzgo. Soy paciente conmigo mismo/a y mis procesos, dándome lo que necesito en cada momento.
  • Me dirijo con cariño y cuido mi diálogo interior. Soy consciente de las palabras que utilizo para hablarme a mi mismo/a.
  • Me propongo objetivos/retos/propósitos/actividades nuevas, confiando en mi y entendiendo el fracaso como aprendizaje.
  • Reconozco mis virtudes sin necesidad de que otras personas las reconozcan. También reconozco mis defectos y los acepto como parte de mí.
  • Entiendo que soy única y no tiendo a compararme.
  • Pido ayuda cuando lo necesito. Reconociendo que soy valioso/a y me merezco apoyo y comprensión. Expreso mis necesidades y no temo mostrarme vulnerable.
  • Digo que no cuando lo que quiero es decir no. Asumo que no debo complacer a nadie.
  • Agradezco a la vida y a mi mismo/a por todo lo que tengo y soy.

Señales de que tengo una baja autoestima:

  • No me dedico tiempo. Yo siempre soy lo último. Priorizo el trabajo, mi familia, amigos, pareja... sin prestar atención a mis momentos, hobbies, intereses...
  • Ante una mala época/momento, me estanco en la queja, asumiendo que es el mundo o los demás quienes tienen el poder de hacer que mi situación mejore.
  • No cuido mi cuerpo. Lo utilizo como un mero transporte. No practico ninguna actividad física o si la practico es para obtener un determinado cuerpo, independientemente de las necesidades de mi cuerpo.
  • Me alimento mayoritariamente de productos, sin tener en cuenta la calidad de los alimentos que consumo.
  • No cuido mi red social. Me rodeo de personas que no me nutren o tengo relaciones tóxicas que sé que no me hacen bien.
  • No cuestiono mi diálogo interior. Soy exigente, dura e impaciente conmigo mismo/a.
  • No me propongo objetivos/propósitos/retos/nuevas actividades por temor al fracaso. No confío en mi.
  • Me cuesta reconocer mis virtudes y espero a que otras personas lo hagan por mi. Me cuesta reconocer mis defectos y si alguien me hace alguna crítica me lo tomo muy a la defensiva.
  • Me comparo constantemente. Me siento frustrado/a por aquello que otros tienen y yo no.
  • Si lo necesito, no pido ayuda porque entiendo que el resto deben saber qué es lo que yo necesito. No me expreso por vergüenza a mostrar como me siento.
  • Digo que sí cuando lo que realmente quiero es decir que no. Entiendo que debo complacer para así poder agradar a los demás.
  • No siento que deba agradecer ni a mi, ni a la vida, nada de lo que tengo/soy.

Qué puedo hacer para aumentar mi autoestima

  1. Toma conciencia. El primer paso para poder trabajar mi autoestima es tener conciencia de la relación que tengo conmigo mismo/a. Por lo tanto, te animo a que revises de nuevo los puntos anteriores y respondas con sinceridad.
  2. Libera tus emociones. Es muy común que vayamos cargando una serie de emociones y sensaciones que acaban pesando... Y esto no nos permite sentirnos libres para actuar y sentir. ¿Qué puedes hacer? Lo primero que debes hacer es darte cuenta de cuáles son esas emociones para después, aprender a liberarlas. Escríbelas, compártelas, báilalas, respíralas, contágialas y siente como poco a poco vas liberándote de ellas.
  3. Respeta tus necesidades. A medida que vayas tomando conciencia de qué es lo que necesitas para estar bien, automáticamente tu autoestima crecerá, ya que encontrarás muchos motivos por los cuales sentirte bien y segura. Respetar tus necesidades implica honrarlas, así que ármate de valor para hacer aquello que tanto deseas, para proveerte de cariño, amor y placer.
  4. Transforma a tu voz crítica. Una de las mayores responsables de una autoestima baja es la voz interior con la que nos hablamos mal a nosotros mismos. Todos tenemos una voz crítica negativa, pero solo unos pocos, son conscientes de ello. Así que la clave está darte cuenta de todo aquello que te dices a diario "Nunca lo lograrás" "No eres lo suficientemente bueno" "Eres peor que ella" "Seguro que no le has gustado"... para transformarlos por pensamientos más adaptativos y coherentes. Pero recuerda, todos tenemos esos pensamientos en mayor o menor medida, la diferencia está en darse cuenta y reemplazarlos por otros más positivos que nos hagan sentir mejor. Cuestiónate tus pensamientos o dile ¡BASTA!, si es lo que necesitas. Pero antes, deberás parar a escucharte.
  5. Olvídate de gustar a todo el mundo. Cuando tomes decisiones, hables o te muestres, fíjate en si automáticamente te preguntas qué opinará el resto de ti. Si es así, ¡olvídate!, es imposible agradar a todo el mundo, así que asegúrate de gustarte a ti, que ya es más que suficiente. Una buena manera de trabajar este punto es, como siempre, tomando consciencia de ello, para a continuación, expresar y dar tu opinión, tomar tus propias decisiones, aún siendo diferentes a la del resto. Al principio puede resultarte incómodo, pero te acabarás acostumbrando, y lo más importante, te sentirás muy orgulloso/a de ti.
  6. STOP perfeccionismo. Este punto me resulta realmente interesante, ya que el perfeccionismo es una de las actitudes más destructivas para con nosotros mismos. La perfección nos lleva a querer ser algo que realmente no somos, y por más que mejoramos, siempre queremos más y más. La perfección nos lleva a compararnos constantemente y a creer que todavía no soy suficiente. Y esto, puede resultar muy dañino. Además, querer hacer todo a la perfección hace que nos paralicemos al focalizarnos solo en los errores. Nos lleva a la postergación, sin obtener resultados. Y por lo tanto, nos lleva a la creencia de que no somos capaces, y por lo tanto, que no somos válidos. Te animo a que sueltes la perfección ¿Cómo? ¡Deja de comparte! Tú eres tú y tienes tu ritmo y tu momento. Si te planteas algún reto, céntrate tan solo en una cosa y asegúrate de que tus expectativas sean realistas. Focalízate en lo que sí estás haciendo y acepta que los errores son necesarios y forman parte del aprendizaje.
  7. Crea un espacio sagrado. Construye tiempo de calidad, un momento que sea exclusivamente para ti y lleva toda la atención a ti mismo. Desconecta del móvil, redes sociales, etc. Y limítate a estar físicamente presente contigo mismo.
  8. Cuida tu cuerpo. Realiza alguna actividad física, pasea al aire libre y dedícate unos minutos al día para tener contacto físico contigo mismo. ¿Te acaricias? ¿Cómo te sientes cuando te miras fijamente al espejo? Aprende a mirar a tu cuerpo con amor. Puedes empezar regalándote auto-masajes, cepillando tu cabello con conciencia, o haciendo un parón a lo largo del día para auto-abrazarte.
  9. Pide ayuda si la necesitas. Comparte tu tiempo.Las personas que tienen una baja autoestima tienden a estar ahí para todo el mundo. Pero cuando ellos necesitan un hombro donde apoyarse les da apuro pedir ayuda porque sienten que no se merecen esa atención o cuidado. ¡Habla! Comparte como te sientes y expresa todo lo que sientes. Cuando compartimos la tristeza se divide, así de claro. ¡Sociabilízate! haz actividades en grupo y pasa tiempo en buena compañía.
  10. Haz un listado de tus cualidades positivas y de tus logros. Escribe palabras de afecto, amabilidad, reconocimiento, motivación hacia ti mismo. Puedes dejarte frases escritas en tus rincones favoritos de casa para recordarte más a menudo aquello que quieras escuchar de ti mismo.
  11. Acéptate. No hace falta que te guste todo de ti para poder tener una alta autoestima, tan sólo necesitas aceptarte. Acepta que no eres perfecto/a, que seguramente no tengas alguna aptitud que te encantaría tener, o que haya alguna parte de tu cuerpo que detestes. Todo esto no importa, si eres capaz de aceptarlo. Una vez lo hagas, podrás trabajar para mejorar. Acepta también que tienes derecho a sentirte mal, que es algo normal y necesario. Así que no te castigues por ello. Tienes derecho a sentirte mal. Tan solo pregúntate, ¿qué puedes hacer tú para sentirte mejor? y permítete fluir.

Un comentario en “Descubre cómo aumentar tu autoestima y siéntete más ligera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 32 = 40