Aumenta tu fuerza de voluntad y logra tus objetivos

Uno de los principales motivos por los cuales no logramos llevar a cabo nuestros objetivos es por la falta de fuerza de voluntad. Sí, esa fuerza que tantos queremos tener, pero que tanto trabajo nos cuesta conseguirla. Seguro que esto os resulta familiar: Lunes: decido que a partir de ahora voy a comer más saludable (porque parece ser que los lunes tienen una fuerza misteriosa que nos ayudará a lograr todo aquello que queramos... JA!) -          1er día: nos encontramos motivadísimos, creemos que seremos capaces de mover montañas y que nada ni nadie nos podrá detener. Nos decimos que esta vez será la definitiva, que esta vez sí comeremos saludable de por vida. -          Siguientes días: todo parece ir de maravilla, somos capaces de decir que no incluso a aquello que tanto nos gusta. Empezamos a practicar deporte y seguimos la dieta tal y como nos prometimos. Empezamos a sentirnos mejor, señal de que nuestro objetivo se está cumpliendo. Nos sentimos satisfechos. -          Siguientes días: nuestra fuerza de voluntad empieza a debilitarse. Empezamos a picar aquí, allá… Dejamos de realizar ejercicio los días que llueve, o hace viento, o estamos cansados… Pero nos decimos a nosotros mismos, que no importa que no pasa nada porque el lunes volveremos a la carga. -          Lunes próximo: volvemos a nuestros hábitos de siempre. Nos decimos que ahora no es buen momento y que ya lo volveremos a intentar más adelante, si eso...  
¿Por qué sucede esto? ¿Dónde va a parar esa fuerza de voluntad que durante unas semanas parecía indestructible?
  En primer lugar, nos creemos que la fuerza de voluntad se mantendrá en el tiempo con solo desearla. Y eso es una GRAN mentira que nos contamos para creernos que sí vamos a poder conseguir aquello que nos proponemos. Pero la realidad es otra. La realidad es que sacar a la luz nuestra fuerza de voluntad requiere de estrategias específicas y mucho, mucho esfuerzo.  Así que no podemos pretender conseguir aquello que nos proponemos con solo quererlo. En segundo lugar, cuando sentimos que la fuerza de voluntad llama a nuestra puerta, nos creemos ser una especie de Dios capaz de conseguir todo lo que nos propongamos. Y la realidad es que no podemos dividir la fuerza de voluntad en varios objetivos. Es decir, si acabas de empezar a comer saludablemente, no quieras también empezar a realizar ejercicio periódicamente, porque a la larga, no conseguirás ni una cosa, ni la otra. Fíjate un solo objetivo y ve a por otro cuando hayas visto que el primero se mantiene en el tiempo sin a penas esfuerzo.
“La fuerza de voluntad es como un músculo: cuanto más lo ejercitas, más fuerte se vuelve, pero como un músculo, si se ejercita demasiado, podría fatigarse y fallar"
Otro de los motivos por los cuales nuestra fuerza de voluntad se ve mermada es porque nos fijamos objetivos a largo plazo, teniendo solo en cuenta el resultado final, y esto puede desmotivar. Los objetivos tenemos que fijarlos a muy corto plazo. Por ejemplo: si mi objetivo final es pesar 60 kg y ahora peso 87 kg, un objetivo a corto plazo será llegar a 85 kg en dos semanas. Esto nos hará mantener nuestra motivación y poder felicitarnos por ir logrando pequeños pero poderosos objetivos. Otro ejemplo: mi objetivo final es comer saludablemente, hacer 5 comidas al día, comer 3 piezas de fruta al día y beber 2l de agua diaria. La realidad es que en la actualidad hago 2 comidas, no como a penas fruta y bebo muy poca agua. En este caso el objetivo a coro plazo podría ser empezar a beber más agua, manteniendo el resto igual. Otro objetivo podría ser incluir una pieza de fruta al día, y así semana tras semana hasta llegar a 3. Y cada mini objetivo conseguido, será un paso más hasta alcanzar nuestro objetivo final.  
¿Qué factores influyen en nuestra fuerza de voluntad?
  -          Claridad mental. La claridad mental es un factor imprescindible para poder lograr esa fuerza de voluntad que tanto deseas.  Y es lo que necesitas para poder centrar toda tu atención en un solo objetivo, en aquello que en ese momento sabes que es lo más importante. La claridad mental te permite centrar toda tu energía en el aquí y en el ahora. Y como todo, la claridad mental se consigue con entrenamiento. Empieza dándote cuenta de cuántas cosas pretendes conseguir en un mismo día, de que es todo aquello que desearías pero que aún y así no puedes conseguir. Ahora céntrate en un único objetivo y olvídate del resto. Centra toda tu energía en ese único objetivo (acuérdate que deben ser mini objetivos hasta llegar al objetivo final) y dirige a tu mente hacia ese camino, diciéndole que ahora, no hay nada más importante. No te preocupes si todavía te queda mucho por lograr, recuerda que no podemos conseguir todo de una vez. -          Las decisiones que tomes a lo largo del día. Tus decisiones consumen un recurso muy valioso: tu energía mental. A más decisiones tomadas, más agotamiento, y por lo tanto, decisiones menos acertadas ya que a nuestro cerebro le resulta complicado tomar la mejor alternativa cuando está realmente agotado. Por ejemplo: si llego a casa muy cansada mentalmente después de un día de mucho estrés en el trabajo, me resultará muy difícil elegir una opción saludable a la hora de comer, ya que mi cerebro buscará atajos para aliviar el cansancio mental. Por lo tanto, acabo decidiendo impulsivamente, sin tener en cuenta las consecuencias. Por ello es muy importante que tomemos pocas, pero muy valiosas decisiones a lo largo de nuestro día. Tendemos a responsabilizarnos de muchas más cosas de las que deberíamos. De los deberes de mi hijo, de que mi pareja haya tenido un buen día, de que mi jefe esté contento, y así podría continuar infinitamente. Y cuando pretendemos responsabilizarnos de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, lo que acaba ocurriendo realmente es que nos quedamos sin fuerzas para responsabilizarnos de lo verdaderamente importante: aquello que sí queremos y necesitamos para nosotros. la fuerza no provienede la capacidad física, sino de la voluntad indomable - Gandhi
¿Cómo podemos aumentar nuestra fuerza de voluntad? Mi propósito
 
  • La voluntad es como un músculo: ejercítalo.
    Como cualquier músculo, necesitamos darle un buen margen para que se desarrolle. Por lo tanto, debemos ser constantes, poniéndonos pequeños retos que nos ayuden a motivarnos.  ¡No intentes conseguir todo de golpe! Sé honesta contigo mismo y márcate objetivos a corto plazo. Poco a poco.
  • Automotívate.
    La motivación es imprescindible para fortalecer nuestra fuerza de voluntad. Dedica 5 minutos al día antes de realizar tu reto a visualizar los beneficios que te va a aportar una vez lo hayas realizado. Por ejemplo: si voy a realizar ejercicio físico, visualiza cómo te sentirás después de haberlo conseguido. Piensa también en cómo vas a realizarlo. Escribe una frase o mantra que te recuerde por qué es tan importante lograr dicho objetivo.
  • Cuenta con un detallado plan de acción para cada objetivo.
    Nuestra mente vive como un desafío cualquier cambio de rutina o la incorporación de nuevos hábitos. Crear un plan de acción, ayuda a que nuestra mente esté más calmada. Pudiendo ir así paso a paso, lo cual nos aporta un mayor control y claridad mental, que como ya habíamos mencionado anteriormente, nos ayudará a tomar decisiones más acertadas. La voluntad se fortalece con la consecución de cada pequeño objetivo que forma parte de ese elaborado plan de acción.
  • Prémiate.
    Si has logrado tu objetivo a base de fuerza de voluntad concédete un premio. Tú sabes qué es lo que más te gusta, ese capricho que tanto anhelas. ¿Por qué no vas a concedértelo después del esfuerzo que has realizado?
  • No te desanimes, aprende de los errores.
    Hacer una tarea que exige cierta dosis de fuerza de voluntad ya hemos dicho que no es fácil. Quizá no lo consigues a la primera ni a la segunda. Fortalecer tu voluntad es un trabajo y un compromiso diario. No veas como fracaso volver a los hábitos de siempre, ya que nuestro cerebro siempre tenderá a ir a lo que ya conoce. Si hoy no lo has logrado analiza por qué y vuelve a intentarlo mañana.
 
¿Qué es aquello que tanto deseas lograr?
     

3 comentarios en “Aumenta tu fuerza de voluntad y logra tus objetivos

  1. Increible post! Me he apuntando todos estos consejos y ya se cual seran mis objetivos. Pero me quedo una pequeña duda, en cuanto tiempo mas o menos afianzamos un habito?

    1. Gracias Fran por tu comentario 🙂

      Tu pregunta es algo compleja, ya que también dependerá de la función que la comida cumpla en nuestra vida. Si le damos mucha responsabilidad, deberemos construir nuevos hábitos pero también transformar ciertos aspectos de nuestra relación con nosotros mismos. Por lo que variará mucho de la persona.

      Pero aproximadamente podríamos decir que 3 meses, es un tiempo considerable para al menos, poner a prueba este nuevo hábito y poder comprobar así sus beneficios a largo plazo. No nos olvidemos por eso de las recaídas, que serán inevitables. Lo importante es seguir construyendo.

      Estamos en contacto Fran, gracias de nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 1